El lector divertido

No conectar con la historia

Qué separación tan grande hay entre un escritor y un lector cuando uno no puede conectar con la historia.

Cuando no hay empatía con el protagonista e incluso, indiferencia.

Cuando la historia no termina de llegarnos, es cómo si el escritor nos instara a acercarnos cuando de hecho, estamos muy lejos.

Me da pena con el escritor cuando esto pasa, me dan ganas de disculparme y de rechazar ese puente que me lanza. Pero cuando una historia no conecta conmigo suelo dejarla ir. Y es porque entiendo que ese escritor y yo, tenemos muy poco que contarnos.

Pero justo hoy, puedo decir que es un poco diferente. La historia no esta mal, pero no consigo conectar, me da un poco igual. Creo que en el fondo soy yo la que no quiere acercarse demasiado.

Pero no me iré, porque después de todo siempre hay una posibilidad de que al final , el libro me guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *