Si ya lo leíste... (Spoilers)

The hate you give (El odio que das) análisis

¡Cuidado con los spoilers!

Me encantan los análisis de los libros ¿y a ti?  ¡Analiza conmigo!

Si quieres leer una reseña del libro (sin spoilers, pincha en el siguiente enlace El odio que das – Angie Thomas Reseña

 

 

Para empezar, la actitud de Starr. Ella se trata así misma cómo si se viera a ojos de personas «blancas» y de personas «negras».

Porque no es lo mismo que seas una persona blanca, agresiva a ser la típica persona negra agresiva.

Porque no es lo mismo que seas una persona estudiosa a ser la típica persona con lentes, brackets a la que le gusta estudiar.

Estereotipos. Cuanto daño nos has hecho.

Es como si Starr cambiara de switch todo el tiempo, de la «Starr Negra» a la «Starr Blanca» y en ningún momento a simplemente «Starr».

Es una batalla que muchos libran día a día, no sólo en tema racial sino en general. Gracias a la situación del pobre Khallil , Starr llega a comprender que ella debe ser, quién ella es.

Porque es una PERSONA no una cualidad, es una Persona simplemente. Una persona que puede ser agresiva , estudiosa, con lentes, que odie el rap, que ame el rap que sea simplemente una persona.

Es un punto muy, muy importante. Porque de verdad, caemos tanto en estas situaciones.  Es cómo la persona que no siguió sus sueños porque resulta que era hombre y quería aprender a bailar ballet, ¿Qué le dirían? Le dirían que era gay.

Lo peor era, que efectivamente era gay, pero no por eso quería aprender a bailar ballet.

No le daría el gusto a la sociedad ignorante, oh no.

¿Entiendes?

Otro aspecto muy importante es el tema racial, cuando Khalil es asesinado. Es un posible criminal solo porque es negro. Y porque el cuadro no era muy favorecedor.

Vamos a ver, estás en un barrio dónde hay un alto nivel de criminalidad, vas en tu patrulla y te toca detener a alguien. Es un posible drogadicto o vendedor de droga (mínimo) porque caray, estás en un barrio muy violento.  Es de noche y al conductor no le hace mucha gracia que lo detengas  (porqué hay que reconocer, que Kalil  se siente instantáneamente amenazado por el policía, y se pone un poco renuente, Kalil tiene la actitud de «Me detienes porque soy negro» porque también tiene un estereotipo acerca de la policía.)

A ti, en cambio, te han enseñado a buscar las señales de un posible tráficante, negro, que oculta las manos, pleitista, nervioso. Si hubieras detenido a un tipo blanco, que te ha insultado porque lo has detenido, lo dejarías ir, porque es algo muy normal.Y no cumple la regla de un tráficante: Ser negro.

Entonces, te toca detener a Kalil, le dices con tu mejor voz de oficial que no se mueva, le das la espalda y ves que él regresa al auto.  ¿Disparas o te quedas a ver que saque lo que tiene en el bolsillo? Analízalo ¿Qué harías?

¿Le disparas una, dos, tres veces solo para asegurarte que no tenga una pistola? ¿Le apuntas a la chica que se baja del auto asustada? ¿Qué harías si Kalil hubiera sido blanco?

A ver, a ver, regresemos un poco, eres un policía en el barrio más peligroso, detienes a un tipo blanco. ¿Disparas o te cubres detrás de tu auto soltándole una amenaza? ¿Le amenazas una, dos, tres veces antes de pedir refuerzos?  ¿Amenazas a la chica?

¿Qué rayos te enseñaron en la academia de policía?

Si el conductor hubiera sido blanco, negro,  una mujer, una embarazada, un anciano, un niño, tu madrastra malvada, la cosa cambia .

Volvamos una vez más, estás en el mismo sitio sin embargo, sale una persona. No importa el género, color, tipo de cabello, estatura ni acta de vacunas. Solo es una persona.

En la historia, el policía realmente abusa de la situación,  y la verdad es, que los estereotipos pueden dañar nuestra percepción al grado  de discriminar a los demás. De pensar que la vida de alguien más, no vale lo mismo que la nuestra.

La verdad, es que no tenemos los pensamientos del policía, (esperemos que se sintiera tan culpable como para cambiar) ojalá la escritora lo analice en una segunda parte.

Pero sabiendo lo qué hizo, sintiéndose culpable de lo que hizo. Y ver que toda la sociedad lo defendía con tan pocos datos, saberse culpable y ver que todos lo apoyan. Sería devastador para alguien con tantita conciencia.

La verdad es que el libro tiene tantas perspectivas, tantas situaciones que te hacen reflexionar. Es un buen libro ¿A ti que te pareció?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *